En primavera observamos un cambio importante en la naturaleza: los campos se tiñen de verde, los árboles se vuelven a llenar de hojas a la vez que disfrutamos de más horas de luz y de un clima más templado.

Dieta primavera MTC

Dieta depurativa y revitalizante
Al empezar esta cálida estación, en el organismo se activa de manera natural una tendencia a depurarse y a eliminar los excesos acumulados durante el invierno. Con la finalidad de alinearnos con esta tendencia, aumentaremos el consumo de alimentos frescos y crudos como las ensaladas, los germinados, las verduras de hoja verde y las algas, todos ellos de gran poder depurativo y desintoxicante.

Las verduras se cocerán de manera que queden un poco crudas en el interior. Una buena forma es utilizar el wok que permite una cocción más rápida a temperatura elevada. Otra posibilidad es cocinarlas al vapor. Se dará prioridad a las hortalizas que nacen y se dirigen hacia arriba, cualidades del Yang ascendente y expansivo de la primavera.

En la Medicina Tradicional China esta estación corresponde al elemento Madera que representa el despliegue y el florecimiento de la energía de la primavera. Asimismo, según la Teoría de los Cinco Elementos, la Madera se relaciona con el hígado, los tendones, los ojos, el color verde y el sabor ácido. Ésta es la estación ideal para drenar el hígado y la vesícula biliar.
El sabor ácido, de naturaleza Yin, es astringente y su acción contractiva lleva la energía hacia adentro. Un poco de ácido tonifica el hígado y la vesícula biliar, estimula la formación y secreción de bilis y facilita la digestión.
El sentimiento que se asocia a la Madera es la cólera. Un desequilibrio de este elemento se relaciona a menudo con problemas emocionales como la frustración, el enfado, el resentimiento, la rabia y la impaciencia. Esta represión emocional perjudica al hígado y a la vesícula biliar y puede generar desequilibrios que si no son tratados, pueden convertirse en enfermedades. En estos casos, además de una dieta adecuada, es interesante complementar el tratamiento con otros recursos terapéuticos: psicología, Flores de Bach, Taichi, Qi Gong, Yoga o baile.

Alimentos recomendados
En primavera se recomienda especialmente consumir vegetales de hoja verde. Las espinacas, las acelgas, el brócoli y el apio no deben faltar en nuestra mesa así como los productos de temporada: espárragos, guisantes, judías verdes, cerezas, ciruelas, fresas y nísperos.
Los germinados nos aportarán vitaminas, minerales y beneficiosas enzimas que facilitarán el aprovechamiento de los nutrientes por parte del organismo.
En la comida incluiremos algún cereal integral o un poco de legumbres, sobre todo al mediodía. Con las lentejas y los garbanzos se pueden preparar frescas ensaladas o cremas nutritivas y de fácil digestión como el hummus o el dhal.
Para complementar nuestra alimentación con el toque desintoxicante de la clorofila, podemos añadir verde de trigo o de cebada en polvo a los platos preparados, licuados y zumos.
Para desbloquear el hígado podemos incluir también alimentos amargos como la achicoria, el té verde, el diente de león, la lechuga y la alcachofa.
Es conveniente reducir el consumo de alimentos excesivamente salados y de los picantes como ajo, chili, pimienta y jengibre.

DIETOTERAPIA EN PRIMAVERA

Depuración
En la dieta deberíamos limitar el consumo de grasas saturadas, café, alcohol, tabaco, harinas refinadas, azúcares y fritos. Para drenar el hígado y la vesícula biliar y facilitar sus funciones, es recomendable tomar en ayunas una cucharada de aceite de oliva de primera presión en frío y una de zumo de limón. Un buen zumo desintoxicante es el de apio y manzana que además previene de los cálculos biliares y ayuda a eliminar de forma natural los pequeños. En algunos casos, para facilitar la limpieza del sistema digestivo, es recomendable un semi ayuno de un día entero a la semana tomando sólo fruta o licuados de fruta y verdura.
Para favorecer la eliminación de parásitos en el sistema digestivo, se recomiendan ciertos alimentos pungentes empleados tradicionalmente como remedios terapéuticos. Por ejemplo, tomar durante una semana una dosis elevada de cebolla y ajo crudos, actuará como un importante vermífugo.

Alergias
Las alergias se manifiestan con mayor intensidad en esta estación. Algunas de ellas están relacionadas con disfunciones del hígado, otro motivo por el cual se debe seguir una dieta depurativa y rica en alimentos probióticos, como por ejemplo el chucrut, el kéfir, el miso y el tempeh. En caso de rinitis o mucosidades, es recomendable evitar el consumo de lácteos. En fitoterapia encontramos plantas que nos ayudan a combatir los síntomas de las alergias y refuerzan nuestro sistema inmunitario como el helicriso o Sol de Oro que tiene propiedades antiinflamatorias, antitusígenas y antiasmáticas, indicado en alergias cutáneas, digestivas y respiratorias. La uña de gato también es muy efectiva. Se ha demostrado que su concentración de alcaloides es capaz de aumentar el nivel de inmunidad hasta un 50%.

Astenia primaveral
En esta estación es habitual que con el cambio de luz, de hora y de temperatura, nos encontremos más cansados. Según la Medicina China la causa de la astenia primaveral es el estancamiento de la energía del hígado. Es un buen momento para ayudar al organismo con una dieta revitalizante donde no podrán faltar los cereales integrales como el arroz, el centeno, el mijo y sobre todo la avena, ya sea en granos o en copos. También nos aportan una dosis extra de energía alimentos como las legumbres, los frutos secos, los plátanos, el cacao, los germinados y la jalea real.
Aparte de la dieta, respetar horarios regulares para comer y dormir y practicar ejercicio físico moderado y adaptado nos permitirá adaptarnos mejor al cambio de estación.
Carlotta Bernardini, Dietista, Naturópata y terapeuta de Flores de Bach
Artículo publicado en la revista “Cocina Vegetariana”