De siempre es sabido que las manos son unas partes de cuerpo que reflejan tanto como somos y como estamos.

Sobretodo en el ámbito de la gesticulación se entienden como un elemento clave. Una mano abierta, una cerrada, dos entrecruzadas,  un dedo señalando arriba o abajo etc., cada expresión transmite una cosa y cada una de ellas es única pues nosotros también lo somos.

En el sector de la salud o de la biología humana también se entienden como una herramienta de medida proporcional de cada uno de nosotros. Por ejemplo que en las mujeres el dedo índice y el anular son igual de largos y en cambio en los hombres el índice sobresale un poco más, o que la longitud del dedo meñique debe coincidir con la de la nariz, etc.

En una aplicación al mundo de la dietética, salud y nutrición, se ha descubierto que las medidas de las manos, aportan información proporcional del resto de nuestro cuerpo.

Ahora ha salido un nuevo artículo de Tu Salud y Guard Your Health, que utiliza la mano como guía proporcional y personalizada de raciones/cantidad de alimentos.

 

Es interesante como con las manos abiertas mirando hacia arriba, en forma de cuenco puedes medir la cantidad de verduras/vegetales.

Y el puño cerrado por ejemplo es lo que tienes que comer de carbohidratos o frutas.

Para aceites, mantequillas y otros alimentos más grasos, la medida ideal es la longitud del primer trozo de dedo índice; y la palma de la mano (sin dedos) es la cantidad de carne o alimentos altos en proteínas que deberías comer.

 

Una buena manera de calcular las raciones de las comidas para una dieta sana y equilibrada, de un modo fácil, práctico y barato.